worried-girl-413690_960_720

SÍNDROME PREMENSTRUAL: CAMBIOS EN NUESTRAS EMOCIONES

Popularmente es sabido, el cambio hormonal que sufren las mujeres con el ciclo menstrual que en muchas ocasiones produce cambios del estado de ánimo.

El denominado Síndrome Premenstrual o SPM, es un conjunto de síntomas de intensidad variable que las mujeres experimentan durante la segunda mitad del ciclo (14 días o más después del primer día de su último ciclo menstrual) y que usualmente desaparecen de 1 a 2 días después de que el periodo menstrual comienza. El SPM puede estar relacionado con factores sociales, culturales, biológicos y psicológicos.

Los síntomas más comunes experimentados en el SPM son:

Psicológicos

  • Irritabilidad
  • Cambios en los patrones de sueño
  • Ansiedad
  • Antojos alimentarios, cambios en el apetito
  • Tristeza
  • Accesos de llanto
  • Estallidos emocionales
  • Problemas de concentración

Físicos

  • Dolor abdominal
  • Hinchazón abdominal
  • Dolor o sensibilidad en los pechos.
  • Acné
  • Diarrea o estreñimiento
  • Estreñimiento
  • Dolor de cabeza
  • Sensibilidad a la luz o al sonido
  • Fatiga

Síndrome Premenstrual (SPM) vs. Desorden Disfórico Premenstrual (DDPM)

Es necesario distinguir el SPM, padecido por el 75-80% de las mujeres, cuya sintomatología es predominantemente somática y no incapacitante, con el Trastorno Disfórico Premenstrual, padecido por el 5-8% de las mujeres, entidad con sintomatología somática y afectiva (trastornos del ánimo) que produce disfunción o incapacidad significativa.

Desde hace varias décadas se han producido diversos estudios que demuestran la interrelación existente entre la serotonina y los cambios menstruales. Muchas mujeres que sufren del trastorno disfórico premenstrual tienen menos niveles de serotonina de forma significativa, lo que se manifiesta con síntomas muy similares a los de la depresión y que mejoran con el tratamiento farmacológico de los IRSS (inhibidores de la recaptación de serotonina).

No obstante, se postula que las mujeres que lo padecen en realidad sufren algún otro tipo de desorden que se magnifica durante estos días previos a la menstruación.

Tratamiento

Un estilo de vida saludable es el primer paso para manejar el SPM.  Para muchas mujeres, las estrategias con respecto al estilo de vida a menudo son suficientes para controlar los síntomas. Algunas de las estrategias que te recomendamos son:

1- Come de forma saludable

  • Limita la sal para reducir la hinchazón y retención de líquidos.
  • Alimentación equilibrada
  • Evita el exceso de cafeína y alcohol

Algunos estudios arrojan que la ingesta de suficiente calcio y vitamina D ayuda a disminuir el riesgo de aparición del síndrome premenstrual. En cualquier caso, es tu médico quien te debe recetar un suplemento en caso de que fuera necesario.

2- Realiza ejercicio de forma regular

Realizar al menos 30 minutos de ejercicio al día, como caminar, montar en bicicleta, nadar, patinar, bailar…. durante 4 o 5 días de la semana. El ejercicio regular puede ayudar a mejorar la salud en general y los síntomas del síndrome premenstrual como la fatiga y el estado de ánimo deprimido.

3- Reduce tu estrés

  • Descansa las horas suficientes
  • Aprende a relajarte. Puedes probar ejercicios de relajación, yoga, meditación… Esto puede ayudarte a controlar los dolores de cabeza, ansiedad, problemas de insomnio.

4- Realiza un seguimiento de tus síntomas

Mantener un registro de tus síntomas premenstruales puede ayudarte a identificar qué es lo que los dispara, y cuando. Esto puede ayudarte intervenir y crear estrategias para aliviarlos. También le pueden ser de mucha utilidad para el profesional al que recurras en cada caso, ya sea médico, psicólogo, nutricionista, fisioterapeuta, osteópata etc.

5- Fármacos

La terapia farmacológica y/ hormonal puede ser también eficaz para tratar el trastorno disfórico premenstrual (PMDD). Los medicamentos sin receta para aliviar el dolor menstrual suelen ser eficaces.

También se pueden recetar fármacos para tratar los síntomas depresivos y ansiosos en el caso de que el profesional pertinente (médico de cabera, psiquiatra) así lo valore.

6- Terapia psicológica

Desde nuestro punto de vista, la terapia psicológica, como la Terapia Cognitivo-Conductual puede ser muy útil para aliviar los síntomas psicológicos y conductuales del trastorno disfórico premenstrual(PMDD), así como para identificar, regular, manejar y por lo tanto reducir los síntomas físicos y sobre todo psicológicos derivados del tan común SPM.

 

Durante con el síndrome premenstrual somos más sensibles, por lo que pequeños conflictos, discusiones o nuestros propios pensamientos pueden afectarnos mucho más. La terapia nos va a ayudar a identificar nuestras emociones y a manejarlas. Muchas veces, esas emociones se deben a nuestros propios pensamientos, negativos, catastrofistas y poco cercanos a la realidad.

 

En definitiva, aunque la mayor parte de las mujeres puedan sufrir el SPM durante su ciclo menstrual, para un alto porcentaje de ellas, los síntomas de dicho síndrome pueden generar limitaciones y malestar en algún sentido. Existen toda una serie de recursos y herramientas que en este caso el psicólogo, puede enseñar y entrenar con el paciente para reducir el impacto de los síntomas y mejorar su bienestar y calidad de vida.

 

 

Abrir chat

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar