Las consecuencias psicológicas de la pandemia

Todavía hoy, muchas personas creen que la salud física es más importante que la salud mental. Los recursos puestos en marcha para la promoción de la salud mental son insuficientes y mucho menores que los que se ponen a disposición de los ciudadanos en otros países europeos. La promoción de hábitos saludables que favorezcan la salud mental es una asignatura pendiente tanto en la atención primaria como en los centros educativos y por lo tanto no tiene suficiente calado en la población.

¿Por qué la gente se preocupa por tener arrugas pero no se preocupa tanto por tener ansiedad? Una persona ansiosa puede ser mucho menos atractiva que una persona con arrugas, sobre todo por el malestar que su trastorno causa tanto en la propia persona como en su entorno. Además la ansiedad deteriora tu salud física. Así que seguramente te veas más arrugad@, viej@ y fe@ cuando tienes ansiedad.

Desde el comienzo de la pandemia hemos sufrido un incremento significativo del número de pacientes que visitan las consultas de psicología sobre todo por problemas derivados de la ansiedad, el estrés, el estado de ánimo o los problemas de pareja. Pero creemos que lo peor está por llegar.

La situación que llevamos acarreando desde comienzos de 2020 a nivel mundial es demencial desde el punto de vista psicológico. Hemos eliminado aspectos tan críticos para la salud mental de las personas como el ocio, el contacto con tu círculo social y familiar, la libertad de movimiento o la posibilidad de generar relaciones nuevas. La eliminación de estos aspectos predispone al declive del estado de ánimo y supone en muchos casos la antesala de la aparición de síntomas depresivos.

También se han deteriorado en muchos casos tanto las condiciones laborales como económicas, y se ha mermado nuestra salud física: dormimos peor, nuestros patrones de alimentación están trastocados, ingerimos más cantidad de alcohol y de alimentos calóricos, somos mucho más sedentarios por cuestiones como el teletrabajo y la falta de libertad para la movilidad, nos da menos el sol y en general reímos menos y disfrutamos menos.

Además, estamos en un estado de alerta permanente que produce agotamiento mental, y favorece la aparición de multitud de problemas físicos. Vivimos más estresados y soportando un nivel de incertidumbre y miedo muy altos, lo que conlleva la aparición de somatizaciones y problemas médicos, debilita nuestro sistema inmune y provoca multitud de problemas psicológicos como trastornos de ansiedad o del estado de ánimo, entre otros (Trastorno obsesivo compulsivo, hipocondria, trastorno de ansiedad generalizada, fobias y miedos excesivos, ataques de pánico, síndrome amotivacional, trastorno depresivo mayor, entre otros).

Al relacionarnos menos, las personas que dispongan de pocos recursos para socializarse, o que estén en pleno desarrollo de sus habilidades sociales, no tienen el contexto adecuado para practicar dichas habilidades, lo que favorece la aparición de miedos sociales y reduce el éxito en las interacciones con los demás. Si crees que tienes dificultades o inseguridades a la hora de relacionarte con los demás puede que te interese otro de nuestros artículos en el que se habla acerca de conocer pareja durante la pandemia:

https://conectapsicologosonline.com/conocer-pareja-en-pandemia/

Todos estos cambios favorecen la aparición de estados de irritabilidad y de inestabilidad psicológica, así que es fácil discutir más con las personas con las que convivimos, con quienes pasamos en general mucho más tiempo que antes, incrementándose los problemas familiares y conyugales.

Algunos periódicos como El país, en la siguientes publicaciones, ya se han hecho eco de las consecuencias psicológicas de la pandemia y con bastante acierto explican algunas de las cuestiones abordadas en nuestro artículo:

https://elpais.com/sociedad/2020-11-15/reinventar-la-psicologia-la-tercera-ola-sera-mental.html

https://smoda.elpais.com/belleza/para-mi-la-vida-se-ha-parado-vivir-no-es-solo-ir-a-trabajar-la-fatiga-por-confinamiento-esta-a-punto-de-rebasar-el-vaso/

En definitiva, este contexto provoca enfermedad mental, y potencia problemas ya existentes.

Se prevé un aluvión de personas que en los próximos meses y años vayan a sufrir diferentes problemas psicológicos, y los recursos de que dispongamos en el sistema de salud serán igual o más deficientes. Y la falta de salud mental, también mata. (Por ejemplo: el suicidio es la segunda causa de muerte entre los 15 y los 29 años).

Así que desde Conecta Psicólogos Online, recomendamos que cualquier persona que esté siendo consciente del deterioro en su salud mental, NO LO DEJE ESTAR, NO ESPERE, porque cualquier problema psicológico que se presente de forma leve y con un tiempo corto de evolución, es más fácilmente abordable y tiene mejor pronóstico que los problemas cronificados en el tiempo.

 

Pregúntanos tus dudas.

Equipo Conecta Psicólogos Online

 

Abrir chat